5 curiosidades que desconoces sobre los tacos de plástico y otros anclajes

6

Independientemente de lo manitas que seamos en bricolaje, el taco de pared es un objeto con el que todos estamos familiarizados; lo que no sabías es que, tras algo tan cotidiano podían ocultarse datos tan curiosos como estos.

Si no fuera por ellos, nuestros recuerdos enmarcados se caerían con facilidad de las paredes, se nos vendrían encima los ventiladores de techo y nuestros toldos saldrían volando a la mínima de cambio. Son, los tacos de plástico y otros anclajes (de nylon, metal o resinas químicas).

Hablemos, en general, de tacos de pared. Estos pequeños pero ingeniosos objetos poseen una historia oculta detrás, con un montón de datos que te resultarán curiosos. ¡Veamos algunos de ellos!

Datos curiosos sobre los tacos de pared; ¿sabías que…?

1. Los tacos de pared tienen más de 100 años. Su patente se remonta al año 1911. Con anterioridad a su invención, en lugar de tacos de fijación se empleaba un bloque de madera que se insertaba en paredes de mampostería, practicando un gran boquete. Después, el bloque de madera se tapaba con yeso o cemento, y ya se podía clavar o atornillar los objetos que se deseaba fijar a la superficie. Infórmate más

2. Fue el Museo Británico el que propició la invención del taco de pared. Le propusieron al ingeniero John Joseph Rawlings el reto de realizar una instalación eléctrica en las paredes del British Museum con el mínimo destrozo posible, y sin dejar huellas. Rawlings inventó el primer taco de pared de la historia, y de hecho, todavía hoy es frecuente en Gran Bretaña referirse a los tacos de pared (wall plugs) como “rawl plugs”, por el nombre de la compañía con la que Rawlings comercializó su producto.

Los primeros tacos de pared

3. Los primeros tacos no eran de plástico, ¡sino de tela! El invento de Rawlings consistió en unir algunas fibras de yute, un material textil, con pegamento, dejando un hueco en el centro de las fibras para poder atornillar. Los tacos de plástico no aparecerán hasta el año 1958.

4. Desde su invención, ¡se han vendido 20.000 millones de tacos de plástico! No está nada mal… ¿verdad?

5.  Es más fácil romper una pared de hormigón que un anclaje metálico o químico. Su rendimiento es tal, que si se produjera un arranque a tracción, se fracturaría antes el hormigón que la fijación con el taco metálico o el taco químico.

Y hasta aquí el top 5 de las curiosidades acerca de los tacos de anclaje, un pequeño gran invento que no solo ha perdurado en el tiempo, sino que se ha vuelto imprescindible en el kit de bricolaje  de nuestro hogar.

Si a te ha parecido interesante este post, ¡no olvides compartirlo en las redes sociales! 🙂

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *